Cómo mantener la ropa de cama en invierno

No hay vuelta atrás, el invierno ya está aquí, sin duda la época más fría del año. ¿Y cuál debe ser uno de nuestros máximos propósitos? El mantener nuestra casa ajena a las bajas temperaturas, con una temperatura adecuada y una ropa de cama que nos proteja tras un día soportando el frío y la humedad. Apunta estos consejos para estar más a gusto en tu casa y en tu cama este invierno.

La temperatura de tu habitación

Aunque sea invierno debes ventilar tu habitación y renovar el ambiente que suele sobrecargarse durante la noche pero ¡ojo! no te pases. Con tan solo 10 minutos por la mañana, las bajas temperaturas de esta parte del día serán más que suficientes. Tampoco quieras congelar tu habitación y, por ende, malgastar energía y calefacción. Además ventilar tu habitación te ayudará no solo a liberar dióxido de carbono sino también a que tu ropa y tus zapatos, por ejemplo, se ventilen y dejen de oler tan mal.

Consejos para mantener las sábanas, mantas, nórdicos, edredones, colchas

Tu ropa de cama también merece un recambio y un descanso este invierno tras todo el otoño acompañándote. ¿Sabías que el polvo se acumula en tejidos y con ello pelos y bacterias? Debes ventilar tus mantas, fundas nórdicas, edredones y colchas, de hecho te animamos a que los laves siguiendo siempre las instrucciones del etiquetado o llevándolo a una tintorería que sabrán cómo cuidarlas específicamente. Recuerda que pese a que no son sábanas y pese a su dureza y consistencia: edredones, mantas, etc… también necesitan ser lavados.

En las sábanas ocurre algo similar pero te animamos a que pases un invierno lo más confortable posible usando sábanas de coralina o sábanas de franela. Opciones suaves, para una mayor sensación de bienestar e ideales para las noches más frías del año con temperaturas bajo cero. ¡Hay tantos diseños como gustos personales existen! ¡Tú eliges!

También debes lavar el relleno nórdico

Tal y como apuntábamos en el punto anterior, el relleno nórdico también debes lavarlo. Por higiene no es recomendable que, por ejemplo, lo coloques en octubre y lo retires en marzo o abril, son demasiados meses usándolo ¡cada día!  Llévalo a una lavandería profesional si no te cabe en tu lavadora y si sí, sigue las instrucciones adjuntas si no, puedes estropearlo.

¿Qué hacer con los rellenos con plumas?

Lo ideal es lavarlos tanto al sacarlos del armario e ir a usarlos, como cuando llegue la primavera y vayas a colocarlo de nuevo en tu armario. Limpiar el relleno de pluma natural no es una tarea complicada, basta con mirar la etiqueta y seguir las instrucciones del fabricante eso sí siempre con agua fría, programas para ropa delicada y poco detergente. Sécalo mejor al natural, las plumas enseguida volverán a su color normal. Y si optas por la secadora anota este truco: elije temperatura baja y acompaña la prenda con un par de pelotas de tenis para conseguir que no se apelmace y que se distribuya uniformemente el relleno.

Rellenos nórdicos de fibras sintéticas

Este tipo de rellenos es menos sensible que el de plumas pero vamos tampoco te confíes y lávalo correctamente. Lávalo con mayor frecuencia en la lavadora, mientras que las recomendaciones de temperatura y programas son las mismas que en el caso de los edredones de plumas. Además también admiten secadora.