El reto de reformar un piso de 120 años

El reto, a priori, parecía complicado: reformar un amplio y céntrico piso en Barcelona con 120 años de antigüedad. Pero con varios objetivos a la vista: mejorar, por supuesto, la apariencia estética, dotarle de mayor confortabilidad, no despojarlo de ese aspecto de casa cómoda y acogedora. También modernizar los suministros y aprovechar la luminosidad. Además de combinar las nuevas tendencias en decoración con elementos antiguos y originales capaces de dotarle de este punto diferente y con personalidad tan favorecedor. ¿El resultado? Superado y con creces por el equipo de Two-Bo.

Basta con echar una ojeada a las diferentes estancias para comprobar como todas y cada una de ellas consiguen el objetivo que se habían marcado a priori. La luz entra relampagueante por las ventanas dotando de una bonita sensación todas y cada una de las habitaciones. Ayudando a disfrutar de estancias con una sensación de mayor amplitud y belleza.

Por ejemplo, su cocina decorada en tonos oscuros disfruta de una con gran capacidad de almacenaje con una isla en medio en tonos maderas sobre suelo de mosaicos de nolla originales. Una combinación elegantísima enmarcada dentro de un espacio donde casan a la perfección las paredes lisas en color blanco con las paredes con ladrillo caravista. No menos importante son las lámparas o los muebles elegidos: modernos, de diseño, originales y cuyas formas y tonalidades son la perfecta combinación con el resto de la decoración.

Normalmente cuando hablamos de conservar estos ladrillos tan favorecedores solemos pensar en ellos como recursos decorativos en alguna que otra pared, sin embargo en este proyecto se ha ido más allá conservándose también en el techo a modo de elegantes y favorecedores bóvedas como podemos ver en el corredor.

Este está decorado con prácticos y grandes armarios de madera con la finalidad de aprovechar al máximo cada metro cuadrado de la casa de una manera práctica e inteligente. Aquí la eliminación los tabiques que encorsetaban la distribución original, muy parcelada, ha sido otro de los puntos a tener en cuenta en este sentido. Al igual que la construcción en seco basada en marcos de roble.

Finalmente, llegamos al cuarto de baño dónde la combinación entre los grandes ventanales y los amplios cristales tantos en espejos como en armarios nos ofrecen una sensación de amplitud inabarcable y que bien podría resumir la apariencia y la sensación de este piso. Luminoso, amplio, con una perfecta delimitación de los espacios y una sabia conjunción entre lo antiguo y lo moderno digna de admirar.