Estancias dónde compartir todo

Los metros cuadrados mandan. El espacio es el que es y debemos adaptarnos a él, no queda otra. Sin embargo el vivir en un espacio de dimensiones reducidas no debe porque no permitirnos hacerlo en el apartamento de nuestros sueños y vivir en un piso cómodo, confortable y práctico. Este apartamento de una gran estancia más habitación y baño es una buena prueba de ello.
Al entrar en este ático con terraza predomina, como es lógico, la sensación de espacio y luminosidad. Este era el objetivo número uno en su reforma y decoración. Llevado a cabo por Pia Estudi de Barcelona, podemos ver como la puerta de entrada está orientada perfectamente al gran ventanal que da acceso a la terraza y entre ambos puntos el resto de la casa distribuida de una manera práctica y ordenada.

En la parte izquierda encontramos un cómodo salón de inspiración nórdica compuesto por sofá y sillones sobre una gran alfombra que sirve como escenario diferenciado de la otra parte de este mismo espacio. A la derecha la parte del comedor con una gran mesa y sillas de madera, y también una opción en iluminación realizada en este material noble que tiene como objetivo conseguir esa calidez intrínseca de la que hace gala la madera.


Justo enfrente de esta, encontramos la madera donde el blanco es el color elegido como tonalidad principal ya no solo en paredes si no en los diferentes muebles con la finalidad de conseguir una mayor sensación de amplitud y luminosidad. La cocina se encuentra escondida, en modo independiente con iluminación LED y una barra alta que actúa como improvisada mesa de cocina. El resto del espacio está decorado en estridencias, con coloridas láminas y cuadros modernos y minimalistas que le dan a esta casa de un aspecto actual y contemporáneo.

La habitación es junto al baño las partes de la casa que están separados del resto del gran espacio que comparten salón, comedor y cocina. Su suelo tonos cálidos combina a la perfección con el cabecero de la cama, y en la habitación el blanco vuelve a ser el protagonista en un espacio donde se ha optado por lo básico y lo esencial con pocos muebles que no roban protagonismo al tan imprescindible y necesario espacio.

Y por último, el baño, una de las joyas de la casa. Un baño alargado y dónde se ha aprovechado hasta el último metro cuadrado cara a incluir una mayor zona de almacenamiento.