Jardines y terrazas que disfrutar también en otoño

El otoño está repleto de colores intensos. Las diferentes tonalidades están llenas de vida. Los paisajes son de ensueño y con un color especial tanto que merece la pena vivirlo en su máxima plenitud. Sí, estamos a gusto en casa, refugiados de las cada vez más bajas temperaturas y buscando una calidez que nos reconforta. Sin embargo también es recomendable vivir la vida en el exterior aprovechando la belleza del otoño. Y más con jardines y terrazas de extraordinaria belleza como los que nos presenta Dstudio en la Urbanización Monteprincipe de Pozuelo de Alarcón, en Madrid.

Como podemos ver en estas fotografías, el paisajismo no es otra cosa que una extensión de la propia arquitectura. La naturaleza reclama su sitio. Adquiere un papel extraordinario capaz de revalorizar ya no solo el exterior de la vivienda sino el valor de la misma. Jardines y terrazas que se convierten en un pequeño oasis. En ello prima la tranquilidad, la belleza en el equilibrio de una naturaleza diseñada al milímetro. Y donde los diferentes elementos ordenados a la perfección ofrecen un espacio que disfrutar durante cualquier parte del año, también en otoño. Y más en esta estación cuando el verde imperante adquiere de una intensidad que resuma belleza y armonía por los cuatro costados.

 

El frío no es impedimento para disfrutar de este jardín con cierto aire bucólico y nostálgico, como aquellos que describía la misma Jane Austen en sus novelas. Una de las partes más innovadoras es el brasero que ocupa un papel principal en uno de los sets de descanso situados en un extremo del jardín. Un fuego que no solo sirve como elemento decorativo en este elegante chill out. Nos protege de las bajas temperaturas para que disfrutes de este precioso jardín privado repleto de paz y tranquilidad. El equilibrio que necesitamos también para momentos íntimos, veladas de ensueño, tanto solos como acompañados. Espacios donde disfrutar cómodamente de cada segundo resguardados de calor del fuego.

 

 

En la parte delantera podemos observar dos conjuntos de mesas y sillas totalmente diferentes. Ambas con colores favorecedoras como muebles de jardín. Por un lado sillas y mesas en color amarillo y fabricadas en hierro. Y por el otro, una mesa algo más larga con cómodos sillones donde alargar la jornada. Como elemento conductor del diseño de este jardín tenemos un pasillo en pizarra oscura que sirve a su vez para dividirlo en dos zonas ordenando visualmente el espacio. Para contrastar con las tonalidades grises, se opta también por el uso de plantaciones tipo arbustos y tapizantes de color verde intenso y de fácil mantenimiento.

 

 

 

 

Y finalmente cabe destacar el fregadero exterior. Fabricado en piedra, es fácil de mantener con un diseño moderno y actual. Se incluye un espacio para una nevera exterior. Una opción más de cara a disfrutar de comidas, reuniones y celebraciones aprovechando estos 200 metros cuadrados de jardín y terraza.