La exitosa unión de varias tendencias

En ocasiones, nos empeñamos en organizar la maleta y llevar a cabo un viaje a un destino cualquiera para relajarnos y desconectar pudiéndolo hacer en nuestra propia casa. Tan solo necesitamos la decoración idónea e ideas como estas para que nuestro hogar sea convierta en ese remanso de paz y tranquilidad que tanto ansiamos.

In56 Interiorismo ha llevado a cabo la renovación integral de este apartamento en la popular localidad vasca de Getxo y para ello no ha dudado en aunar algunas de las tendencias actuales más top en interiorismo con diferentes motivos y detalles que lo que han hecho es aportar ese toque de personalidad y calor que cualquier casa requiere.

El minimalismo es para muchos el rey de las tendencias en interiorismo. Una moda atemporal que ha llegado para quedarse pero que, sin embargo, en esta ocasión brilla por su ausencia. No se trata de aunar diferentes elementos sin personalidad, o sobrecargar cualquier ambiente sin más. In56 Interiorismo da en la diana con una decoración moderna, práctica, llena de personalidad, diferentes materiales y colores y un acabado elegante y espectacular en cada una de sus estancias.

Qué duda cabe que espacio protagonista en este proyecto era el amplio salón – cocina, parte principal de la vida en este apartamento. A su favor, grandes ventanales que no solo ofrecen unas bonitas y amplias vistas si no la luz necesaria para que todos los elementos elegidos y repartidos por esta estancia brillen con autonomía propia. Desde una iluminación LED capaz de dar luz de forma desigual a diferentes planos de este espacio, muebles de madera con cierto estilo vintage y amplios sofás de tela de diferentes colores que, sin embargo, casan a la perfección.

Los tonos oscuros elegidos para los muebles contrastan con algunos toques repletos de color a la hora de decorarlos. Como hemos comentado a los sofás o a los muebles –incluida la basta y amplia mesa- se han incorporado ciertos elementos  como algunas sillas de colores vivos, cojines y plaids de verdes intensos y detalles dorados en el mobiliario que infunden de clase y sofisticación este espacio. Al lado de la ventana, un mini paraíso con una gran planta y una hamaca desde donde contemplar el cielo, poco habitual en este tipo de escenificaciones.

En las paredes podemos observar cómo se opta por combinar las paredes lisas pintadas en colores tierras con el siempre resolutivo ladrillo caravista  y un gran tabique central desprovisto de cualquier adorno, natural, y que brilla con su propia iluminación. Del mismo modo la cocina dispone de una amplia barra office, amplios y prácticos cajones deslizantes y un tono, de nuevo, oscuro y elegante.

Llegamos a la habitación, con excelentes vistas al mar. El cabecero es probablemente lo que más llama la atención. De nuevo una pared con ladrillos cara vista y un toque muy personal con un collage de marcos con láminas y dibujos. Por su parte, el baño es la parte con tonalidades más claras de toda la casa eso sí reforzado con una decoración casi integral de la madera para darle ese toque acogedor a la par que se gestiona en sí mejor la temperatura durante todo el año. En este sentido hay dos zonas diferenciadas: la de la bañera con madera y la de la pila donde predomina el azulejo en la pared y el mármol en la pila con cierto aire industrial.

Y por último, posiblemente otra de las partes más originales de la casa. Siguiendo la iluminación elegida para el salón y anteriormente comentada, se ha elegido para el pasillo un diseño en rombos con grandes bombillas led que le dan a esta parte de la casa una apariencia única y muy personal.