La luz que lo cubre todo

Es prácticamente una obligación: vivir en el Retiro y aprovechar esa luz especial que como un mantra cubre esta parte tan especial de Madrid. Un barrio donde edificios centenarios esconden amplios y antiquísimos apartamentos capaces de ser transformados 180º con un aspecto mucho más moderno y actual, y una funcionalidad más práctica de cada metro cuadrado. Esta reforma es un buen ejemplo de ello.

Llevada a cabo por Bao Proyectos, el punto de partida es la envidia de cualquier arquitecto: un amplísimo espacio de 500 metros cuadrados rodeado de intensa luz natural al que sacar el mayor provecho posible. Como en cualquier proyecto de estas características aunar conceptos tales como el equilibro de las diferentes estancias, diseño y confort, y tendencias y calidez en el hogar son otros de los retos a los que hacer frente. El resultado no podía haber sido más acertado.

¿Cómo sacarle más partido a la luz de este amplio apartamento? Optando por el recurrente y elegante blanco como la tonalidad perfecta para todas y cada una de las habitaciones. Para el suelo un parquet de madera con láminas de composiciones geométricas que otorgan esa calidez que necesitamos en cualquier hogar y también en las escaleras revestidas por la sofisticada y resolutiva madera.

Se trata de un apartamento que mira hacia el exterior. Desde su salón con el sofá orientado a la ventana, con muebles de corte nórdico y sin estridencias. Y con una decoración nada artificial repleta de libros que le dan a este lugar la personalidad que necesita. Destacando notas de color como el original sofá de terciopelo anaranjado que combina a la perfección con el sofá blanco minimalista elegido como acompañante y con esas molduras originales en las paredes que se ha decidido conservar dando un toque vintage a este salón.

La madera vuelve a ser la protagonista en el diseño de la cocina con una isla central y una gran capacidad de almacenamiento que hacen de esta la cocina perfecta para un apartamento de estas dimensiones. Por su parte el mármol es quien coge el testigo de la madera a la hora de decorar el baño ofreciendo un halo de sofisticación, distinción y elegancia en el que es el espacio más íntimo del hogar, incluida la amplia bañera.

En las habitaciones, se prescinde de cualquier mueble y elemento capaz de distorsionar esa sensación de amplitud, elegancia y equilibrio y salvo la amplia cama, los detalles en el dormitorio principal son escasos. En realidad sus paredes, molduras, sus altos hechos y su parquet son los principales protagonistas.

Un aprovechamiento del espacio máximo capaz de actualizar por completo un apartamento centenario en un hogar con clase y sofisticación, con mucha luz y sin artificios.