Cuando diseñamos nuestra cocina, nos decantamos siempre por materiales de gran belleza, fácil mantenimiento y extraordinaria calidad. Queremos que nuestra cocina luzca imponente y lo haga cuantos más años mejor. Por ello, es preciso elegir marcas que nos ofrezcan las mejores garantías de éxito y los mejores resultados. Marcas como Franke nos ayudan a lucir una cocina igual de moderna y vanguardista que duradera y resistente, ¿conoces sus fregaderos de cerámica?

Fraceram es la viva imagen de la evolución natural de la mejor cerámica del mercado. Una cerámica solo apta para las cocinas más exigentes. Un material que aúna diseño, resistencia y durabilidad ideal para las cocinas del siglo XXI. Franke vuelve a acertar con esta cerámica de extraordinaria calidad aplicada a una parte más que indispensable de las cocinas, el fregadero. ¿Sabías que esta es una de las zonas que más se estropean de la cocina? No vale la pena ahorrar unos pocos euros y deslucir el acabado de tu cocina al pasar un tiempo por culpa de un fregadero de mala calidad.

Los fregaderos de cerámica de Franke son uno de los fregaderos mejor valorados del mercado. Testados en exigentes pruebas de calidad, son sin duda los fregaderos de cerámica de toda la vida que cualquier cocina necesita. Un elemento protagonista en tu cocina que se merece un cuidado y una atención especial, ¿qué mejor que optar por la calidad de Fraceram? No importa si prefieres cocinas más clásicas o de aires más modernos, las delicadas formas y los expresivos colores de estos fregaderos de cerámica harán de tu cocina un espacio adaptado a tus gustos, necesidades y a los tiempos que corren.

Un proceso de fabricación exquisito

Quizás te preguntes qué diferencia esta cerámica de otras y que hacen de estos fregaderos, fregaderos resistentes y como nuevos para toda la vida. Su cerámica empieza con una cocción de 20 horas en un horno túnel a temperaturas muy altas. Aspecto que le da ese aspecto duro, fuerte, resistente a rayas y a elementos abrasivos como el calor, la lejía o los ácidos.

Franke impregna a su cerámica de un acabado brillante que repele la suciedad, lo que le permite limpiar con un poco de agua y jabón cualquier suciedad y mancha vertida sobre la cocina dado su normal uso.  También se inyecta cerámica líquida formada por cuarzo, tierra de porcelana y caolín en un molde a alta presión. Pero antes de secarse, se alisan las imperfecciones de la superficie con esponjas suaves creando para ello una superficie uniforme con agua.

Más tarde se llevan a cabo los orificios para los accesorios del grifo. Se seca a  una temperatura final de 160 °C y 40 horas. Y por último, se cuece el fregadero durante 20 horas en un horno túnel a 1200 °C. Mientras que en todas y cada una de las etapas, expertos y profesionales controlan mediantes test de calidad que todo el proceso se desarrolla con los máximos estandartes de calidad.

Mantener los exquisitos fregaderos de cerámica de Franke es, además, muy fácil.

Un simple paño húmedo suave y detergente líquido común, con una recomendación general además para todos los fregaderos: evitar líquidos o polvos abrasivos, desatascadores o limpiadores para acero y accesorios de grifos.

Productos relacionados

Ventajas de comprar en Minspira

Sello de calidad en Internet líder en España

Entregamos tus pedidos en tu casa

Consultas al teléfono 623 304 404

Garantia oficial

En todas tus transacciones

Artículo añadido a la lista de favoritos
Artículo añadido para comparar.